Informe sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe 2016

Por un desarrollo centrado en la gente y sensible al planeta

Por Claire Melamed Jefa del Programa de Crecimiento, Pobreza y Desigualdad del Overseas Development Institute (ODI) y Paul Ladd, Jefe del Equipo para la Agenda Post-2015 de la Oficina de Políticas de Desarrollo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)[1] Al igual que los ODM, un nuevo marco para el desarrollo debe cumplir una doble función[2]. Por un lado, debe crear un consenso global que permita dirigir la actuación política y los recursos hacia un conjunto de prioridades para la acción. Por el otro lado, debe permitir monitorear los progresos en el cumplimiento de  estas prioridades. Tanto el Panel de Alto Nivel como el Grupo Abierto de Trabajo concuerdan en que esta agenda tiene que incluir objetivos de desarrollo humano y de sustentabilidad ambiental. De acuerdo con esto, debe crear incentivos para terminar con la pobreza extrema, formular una ruta de acción para el logro de una mejor calidad de vida para todos y asegurar que el progreso humano se desarrolle dentro de los límites planetarios. Este artículo sugiere ciertos criterios respecto de cómo estas aspiraciones pueden materializarse en diferentes sectores. Se propone formular un conjunto de objetivos que constituyan una agenda para el desarrollo verdaderamente integrada: Satisfacer las necesidades y derechos de la población mundial más pobre: Ciertos objetivos de desarrollo humano pueden lograrse con un mínimo impacto en la sustentabilidad ambiental. La educación y el acceso a la salud, el imperio de la ley, el aseguramiento de libertades políticas y la expansión de los ingresos hasta un nivel mínimo, son centrales para erradicar la pobreza y pueden lograrse con impactos mínimos sobre los recursos...
© 2016 United Nations Development Programme in collaboration with

Powered by Renovatio