Informe sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe 2016

El Informe Regional sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe se presenta bajo un mismo arco narrativo, separado en dos volúmenes: el presente Informe sobre Desarrollo Humano Regional, que representa el primer volumen, engloba la región en su totalidad, profundiza en mayor detalle sobre América Latina y tiende un puente hacia el segundo; y el Informe sobre Desarrollo Humano del Caribe, que aterriza los retos multidimensionales del desarrollo sostenible y el progreso humano, considerando las particularidades del Caribe.

El reto del Caribe

Hoy en día, en un contexto económico frágil, el Caribe se enfrenta a un doble reto: impulsar el crecimiento económico inclusivo y construir el progreso multidimensional que pueda contribuir a la erradicación de la pobreza en todas sus formas, la lucha contra la vulnerabilidad a nivel estatal, familiar e individual y la generación sostenibilidad.

Definir progreso multidimensional

En este Informe, el progreso multidimensional se define como un espacio de desarrollo con límites normativos, en que nada que disminuya los derechos de las personas y las comunidades, ni nada que amenace la sostenibilidad ambiental del planeta, puede considerarse progreso. Para lograr este progreso, la definición de bienestar debe ser ampliada para incluir el trabajo decente, la educación de calidad, la igualdad de género, sistemas de atención y protección social al alcance de los hogares, el desarrollo de comunidades seguras, y el cuidado del medio ambiente.

La vulnerabilidad estructural

La alta y creciente exposición de los países del Caribe a los desastres naturales, combinada con economías muy abiertas y dependientes del comercio –debido a la escasa diversificación y la competitividad- retrata una región estructural y medioambientalmente vulnerable. Este Informe es una invitación a ir más allá del concepto tradicional de vulnerabilidad, centrado en los estados, para analizar cuidadosamente las múltiples dimensiones de la vulnerabilidad y resiliencia de las comunidades, hogares y personas.

Dejando atrás la pobreza

Los factores que permiten a las personas en el Caribe salir de la pobreza no son los mismos que los que ayudan a evitar el retroceso, que están directamente relacionados con la resiliencia a las adversidades económicas, personales y ambientales. Las personas llegan a la clase media a través de la educación y las habilidades laborales. Sin embargo, los factores que aumentan la resiliencia, evitando así el retroceso, se refieren a la existencia de sistemas de protección social (en forma de transferencias sociales o pensiones no contributivas), el acceso a los activos físicos y financieros (una casa, un coche o una cuenta de ahorros que actúan como amortiguadores cuando las crisis golpean) y el acceso a los sistemas de cuidado (especialmente para niños y personas dependientes, como los mayores).

Contexto inestable

El desarrollo humano en el Caribe se encuentra en un contexto de crecimiento económico lento, bajo e inestable. El alto desempleo y el subempleo, especialmente entre los jóvenes y las mujeres, presentan desafíos para el Estado, para el sector privado y para la sociedad en su conjunto.

El crecimiento económico no es suficiente

Aunque el crecimiento económico es importante, no es suficiente para asegurar un desarrollo sostenible a la vez que se protegen los avances sociales. Este Informe muestra que la protección social en todo el ciclo de vida; la expansión de los sistemas de cuidado de los niños, los ancianos y las personas con discapacidad; facilitar el acceso a los activos físicos y financieros; y las mejoras continuas en la calidad del trabajo – sobre todo en el caso de los jóvenes y las mujeres – son vitales.

Exclusiones más allá del ingreso

En el Caribe – igual que en el resto de América Latina-, hay muchas formas de exclusión que van más allá de las mediciones tradicionales de ingresos que ubican por debajo o por encima de la línea de pobreza internacional. La exclusión va en muchas ocasiones asociada a un trato desigual, a la discriminación, a la violencia o el estigma basado en el origen étnico, la raza, el color de la piel, la identidad y la orientación sexual, el género, la discapacidad física o mental, la religión, la condición migratoria o la nacionalidad. Cerrar las brechas materiales no es suficiente para erradicar estas formas de exclusión. La igualdad de condiciones para la ciudadanía requiere de la implementación de políticas de protección, la acción afirmativa, el empoderamiento de los ciudadanos y el reconocimiento de los derechos individuales y colectivos.

El Caribe y los ODS

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) abren espacio para una nueva forma de aumentar la resiliencia y la integración de las dimensiones económicas, sociales y medioambientales en el Caribe, incluyendo la paz y la justicia. Una nueva generación de políticas públicas puede incrementar las mejoras a nivel económico, social y ambiental, y aumentar la resiliencia, en línea con los ODS. El enfoque holístico y multidimensional que el Informe propone es crucial para ayudar a los países del Caribe a implementar los ODS, acabar con la pobreza en todas sus formas y no dejar a nadie atrás. Esto incluye hacer frente a las necesidades de las personas y proteger a los más vulnerables en todo su ciclo de vida mejorando la disponibilidad, calidad y uso de los datos para la formulación de políticas basadas en la evidencia, y la planificación del desarrollo nacional más informado sobre los riesgos.

Afrontando el retroceso del IDH

La mayoría de los países de la CARICOM han tenido una evolución negativa en el Índice de Desarrollo Humano del PNUD (IDH) -una medición compuesta por los ingresos, la educación y la salud (longevidad)- en los últimos cinco años. Jamaica y Dominica, dos casos extremos, han caído 23 y 10 posiciones, respectivamente. Este hecho se hace más relevante teniendo en cuenta que, desde 2008, se ha producido una desaceleración en el crecimiento de los tres componentes del IDH en la mayoría de las regiones del mundo.

Foto. UN-PhotoLogan-Abassi

© 2016 United Nations Development Programme in collaboration with

Powered by Renovatio