Informe sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe 2016

Mujer

Las mujeres del Caribe están en desventaja en el mercado laboral, con empleos menos cualificados y peor pagados que los hombres. Sin embargo, las mujeres dedican tres veces más horas al trabajo no remunerado, sobre todo en casa, que los hombres. La vulnerabilidad social de las mujeres sobre el ciclo de vida requiere de medidas y cambios en los comportamientos de la sociedad en su conjunto.

Otra vulnerabilidad de las mujeres jóvenes es el embarazo en la adolescencia, lo que puede dificultar las posibilidades de dejar atrás la pobreza.

Las políticas que se centran en la capacitación de la mujer, la ampliación de opciones de vida y la introducción de un enfoque de ciclo de vida parecen prometedores, por ejemplo, dando soporte a adolescentes embarazadas para evitar la deserción escolar y facilitando el acceso de las madres jóvenes al empleo.

Las mujeres también están insuficientemente representadas en la política y se ven afectadas por la violencia, que amenaza la vida y afecta a toda la sociedad.

Juventud

La tasa de desempleo juvenil es entre dos y tres veces más alta que la tasa entre adultos. Los jóvenes comprenden entre 28 y 50 por ciento de todos los desempleados, y las mujeres jóvenes tienen más probabilidades de estar desempleadas que los hombres jóvenes.

En general, la juventud del Caribe presenta un bajo rendimiento educativo a nivel de escuela secundaria. Esto está asociado con la pobreza, la delincuencia juvenil y la violencia (influenciados por la exposición a la violencia en el hogar, en la comunidad y en las bandas juveniles). Los varones jóvenes son tanto las principales víctimas como los principales autores de delitos en el Caribe. La violencia en esta región está comenzando a edades más tempranas que en el pasado.

Personas mayores

Las personas de edad avanzada -especialmente las mujeres- están en mayor riesgo de padecer enfermedades y pobreza.

Al mismo tiempo, debido a las normas patriarcales y culturales, en la mayoría de los casos las mujeres llevan la peor parte de las responsabilidades del cuidado de los ancianos. Vulnerabilidad financiera y social, relacionada con la salud, junto con los problemas transversales de género, son objetivos principales de este análisis.

Personas con discapacidades

La discapacidad es un fenómeno social que va más allá de las capacidades físicas, mentales y sensoriales de un individuo, y se refleja en la interacción limitada o la ausencia de interacción entre el individuo y el entorno físico, socio-cultural, económico y político.

La información cualitativa indica que el acceso a la educación de las personas con discapacidad ha mejorado en los últimos veinte años. Pero tanto la escasa accesibilidad física en las instalaciones educativas como la sensibilización ante las necesidades de los discapacitados por parte del personal de las escuelas y universidades, han perpetuado las desigualdades en los resultados educativos de las personas con discapacidad.

Niños que sufren explotación

Las recomendaciones para mejorar las políticas y los programas contra el trabajo infantil incluyen el fortalecimiento de la asistencia social (por ejemplo, programas de cupones para alimentos) a los padres y el apoyo multidimensional basado en la comunidad (educación, asesoría, formación, etc.), promover el regreso a la escuela y la educación, el aprendizaje, la legislación en contra de la presencia de menores en bares y clubes, campañas de sensibilización, la inmunización.

Pueblos indígenas y cimarrones

El grado de privación es muy alto en las comunidades indígenas, y va desde la ausencia total o limitada de atención sanitaria, a unos servicios educativos de baja calidad. El acceso y la propiedad de tierras es uno de los desafíos persistentes que afrontan las poblaciones indígenas en países como Guyana y Surinam, a pesar de algunos avances en cuanto a la tenencia de la tierra.

© 2016 United Nations Development Programme in collaboration with

Powered by Renovatio